Introducción

Icona iDevice

El trabajo puede llevar consigo riesgos para la salud de las personas trabajadoras que es necesario identificar y controlar de manera adecuada.

Para prevenir cualquier daño debemos detectar y analizar todos los elementos y factores de riesgo a los que están expuestas las personas en su actividad laboral. Esto va a permitir decidir cuáles son las medidas más adecuadas que podemos aplicar con el objeto de conseguir las mejores condiciones de trabajo.

Esta tarea se hace especialmente compleja en una situación de cambio casi permanente como la que vive actualmente el mundo del trabajo. Nos encontramos con una competencia creciente que obliga a realizar un esfuerzo continuo de adaptación ante las modificaciones de la población activa, ante las formas de realizar la actividad laboral e incluso ante la propia naturaleza de los riesgos.

Prevenir implica adaptarse a estos cambios y aprovechar las oportunidades de mejora que pueden acompañarlos. En ocasiones nos permiten solucionar problemas de seguridad y de salud en el ámbito del trabajo ya existentes e incluso promover la creación de mejores condiciones de desarrollo profesional, personal y social. No obstante, los cambios también pueden traer nuevos peligros que es preciso identificar, evaluar y controlar.